serginhomoreira.com | Un batería de gira. Capítulo 2
408
post-template-default,single,single-post,postid-408,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Un batería de gira. Capítulo 2

En el anterior capítulo, “Un batería de gira”, comencé a hablarte de lo importante que son las primeras escuchas del repertorio que se tocará durante la gira y los ensayos con el resto de la banda, el artista principal y el director musical. Un momento crucial donde tienes que poner, de una forma alegre y natural, todo tu empeño y, sobretodo, confiar en ti y tu trabajo; porque después obtendrás tu recompensa cuando salgas a la carretera, subas al escenario y compartas tu música con un público ansioso por disfrutar de ella.

Todo lo que envuelve una gira es una gran escuela. En un rápido repaso de todos estos años compruebo cómo he ido evolucionando en mi forma de tocar y entender la música. Cuando llega la temporada de verano y actúo noche tras noche me siento mejor, más fuerte y más rápido… sinceramente nunca he tocado de forma tan sólida y contundente después de estos años de gira. Tanto es así que el traditional grip duró dos años en la carretera (jajajaja). Y es que subir a la furgoneta de un grupo de Pop Rock que suena en las listas de éxitos de los principales medios de comunicación musicales exige dejar el ego y perjuicios personales en casa, abrir la mente y que la música te lleve al lugar correcto. Tienes que poner tus conocimientos y arte al servicio del artista, productor o director musical sin perder tu esencia, lo que te hace grande… lo que te hace únic@. 

Déjame darte un par de humildes consejos: 

  • Aprende de tus errores, no dejes que te atenacen, al contrario, te tienen que servir de motivación para ser mejor. 
  • Cuando lleguen las críticas, que llegarán, tómalas en consideración pero con la distancia suficiente para no perder la capacidad de darle la vuelta a la tortilla en los momentos que no consigues captar lo que te están pidiendo.

Créeme, cuando consigues eso, comienzas a disfrutar de tu música y sus resultados.

Otro de los aspectos fundamentales, y que poco a poco voy aprendiendo a controlar a base de trabajo y kilómetros en la carretera, son los nervios. Pasar de tocar en tu local o garaje a hacerlo para muchísima gente y sonando por miles de vatios de potencia es algo a lo que hay que sobreponerse con firmeza y convicción. En este tipo de conciertos y en directos para radio o televisión (¡donde se graba todo!) el margen de error es mínimo y hay mucha presión, pero si has trabajado duro (recuerda el principio de este post) la confianza y el auto-control que te obliga tener esta “buena presión”, te ayudará a minimizar errores, que la música fluya y encuentres tu groove.  

 

¡¡Ah!! Y no olvides nunca de ser muy puntual en todas las convocatorias. ¡ES MUY IMPORTANTE!

No Comments

Post A Comment