serginhomoreira.com | Un batería de gira. Capítulo 1
405
post-template-default,single,single-post,postid-405,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Un batería de gira. Capítulo 1

En próximos posts voy hablar de la experiencia de ser músico y poder realizar el increíble sueño de estar de gira. Es difícil elegir por donde comenzar cuando me muero de ganas por explicártelo todo, así que me voy a la esencia, allá donde empieza todo: el amor que los músicos solemos tener por nuestra profesión al margen de las condiciones financieras o logísticas en las que, en ocasiones, nos vemos obligados a trabajar. 

Llevo girando con Maldita Nerea desde el 2008. Siete años que han pasado deprisa, muy deprisa, tanto que prácticamente no he tenido tiempo a valorar todo lo vivido y conseguido desde entonces. En este periodo hemos pasado de tocar para unas 300 personas a ¡¡Llenar aforos de hasta 12.000 personas!! Todo un “subidón” conseguido gracias al trabajo, constancia y esfuerzo de un gran equipo y, sobretodo, al amor por nuestra profesión. No, no te puedo asegurar que el trabajo duro y la pasión te lleven a lo más alto de los escenarios. La suerte y estar en el momento justo en el lugar adecuado también juegan su papel en este juego de la música. Pero lo que sí he aprendido es que ese esfuerzo y pasión son el único camino para disfrutar de la música y sentirte bien contigo mismo. La música es agradecida en el esfuerzo, la dedicación y la constancia mientras que se muestra rebelde y poco receptiva en la desidia y la poca dedicación; tú eliges el camino.

Estar de gira con Maldita Nerea es un lujo para mí en todos los sentidos, y aún sigo creciendo como músico y persona. Siete años de gira es mucho tiempo, muchos kilómetros e infinidad de experiencias que contarte ¿No me dirás que eso no es vivir un sueño?

En esta “gira que hoy comenzamos juntos” hay de todo, pros y contras, como cuando fui padre (¡por primavera vez!) en plena gira. Separarme de mi familia es quizás uno de los mayores inconvenientes de salir de gira aunque puedo asegurarte que la paternidad hace el regreso a casa mucho más bonito y eso ayuda a superarlo viaje tras viaje.

Volviendo a la música, una gira no empieza en el día de la primera actuación sino cuando te llega el set list a casa y das al play por primera vez para aprender los temas del repertorio; en ese instante ya pones la mente en situación de gira. Para subir al escenario hay que currárselo mucho. Hay muchos nervios y tensión, que a mí me gusta llamarla “tensión positiva”, porque sabes la responsabilidad de ser el baterista de la gira de un grupo mainstream del Pop-Rock español.

No Comments

Post A Comment